Más de $225 millones en impuestos trató de eludir un camionero que fue sorprendido por fiscalizadores del Servicio Nacional de Aduanas con un contrabando de 81.687 cajetillas de cigarrillos. El procedimiento se registró en la avanzada de Quillagua, 223 kilómetros al sureste de Iquique, y se inserta en las fiscalizaciones que desarrolla Aduanas para evitar el comercio ilícito.

El transportista ariqueño llegó hasta el control aduanero con un camión cargado con pallets de tomates y cajas de pimentones. Sin embargo, al inspeccionar los vegetales se estableció que se trataba de cajas para transportar plátanos y piñas, las que a su vez habían sido intervenidas y realmente contenían miles de cartones de cigarrillos.

Las cajas de cartón estaban cuidadosamente tratadas para emular el traslado habitual que tienen las frutas y verduras. Cada caja contenía en promedio 42 cartones de cigarrillos y una veintena de cajetillas sueltas para aprovechar al máximo los espacios.

Los más de 8 mil cartones de contrabando son de las marcas Pine, Fox, Bill, Carnival Blue y Silver, Esse y Pine, cuya carga impositiva llegan a $225.065.992.

El Director Regional (s) de la Aduana de Iquique, Raúl Barría, explicó que el conductor fue acusado de contrabando y tanto el camión como el remolque quedaron incautados. El infractor se expone a multas de hasta 5 veces el valor de las mercancías y penas de presidio.

Durante este año el Servicio Nacional de Aduanas ha decomisado en todo Chile más de 8.537.000 de cajetillas de cigarrillos, estimándose una evasión fiscal que a la fecha supera los US$35 millones.