Con la finalidad de proteger el bienestar de los trabajadores y alinearse a los estándares internacionales, el próximo domingo 17 de septiembre comenzará a regir una nueva modificación en la Ley 20.949 –conocida popularmente como “Ley del Saco”- que rebajará de 50 a 25 kg el peso máximo que pueden manipular empleados varones en operaciones de carga y descarga. En el caso de mujeres y de menores de 18 años, el peso límite se mantiene en 20 kg.

Al respecto, la seremi del Trabajo y Previsión Social, Karen Pérez Varas, indicó que “es obligación de los empleadores el contar con instrumentos de carácter mecánico que realicen cargas y descargas, pero, si la manipulación manual es inevitable y las ayudas mecánicas no puedan usarse, no se permitirá que se opere con bultos superiores a 25 kg, como forma de garantizar la salud de los trabajadores”.

En ese sentido, la autoridad regional hizo hincapié en que “la Dirección del Trabajo fiscalizará el cumplimiento de la normativa y las multas a los infractores van desde los $400 mil a los $28 millones, dependiendo de la cantidad de trabajadores de la empresa y de la gravedad de la falta”, precisó.

“Es uno de los objetivos del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet el crear una cultura de prevención de accidentes y enfermedades en el trabajo, meta que se ha visto potenciada mediante la creación de la primera Política Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo. Por esto, evaluamos esta modificación en la Ley del Saco de manera muy positiva en tanto es un paso más en materia de seguridad y salud en los espacios laborales”, remarcó la seremi del Trabajo de Tarapacá.

Algunos de los rubros que se verán beneficiados con esta medida serán construcción (la empresa Polpaico ya adecuó el peso de sus sacos, rebajando de 42,5 a 21,25 kilos la carga) y agricultura. En la región, los cargadores de la Zona Franca también se beneficiarán con la medida.

De acuerdo a datos de la Dirección del Trabajo, entre el 2015 y 2016 se cursaron 115 infracciones, de las cuales 43 son exclusivamente por levantar sobre peso máximo, siendo la construcción (52) y la agricultura (18) los sectores más multados.