El gobierno venezolano citó este miércoles a diplomáticos de 11 países para expresarles su rechazo a una declaración que lo condenó por una “ruptura” democrática, informó el canciller Jorge Arreaza.

“Fuimos persistentes en enviarles el más absoluto repudio a esa reunión”, dijo el ministro en una declaración pública tras recibir a los delegados.

En reuniones privadas, Arreaza protestó ante los embajadores de Chile, Guatemala, México y Panamá, y los encargados de negocios de Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Costa Rica, Paraguay y Perú.

Estuvo ausente el representante de Honduras, cuyo gobierno también firmó la declaración del martes en Lima, aunque no se informó el motivo.

La nota firmada por los cancilleres y diplomáticos de esos gobiernos desconoció además la Asamblea Constituyente de Maduro.

El canciller denunció que se están creando “subgrupos” dentro de la Organización de Estados Americanos (OEA) para “agredir la soberanía” venezolana, ante el “fracaso” de ese organismo para cumplir las pretensiones de Estados Unidos de “aislar” al país.

En las reuniones participó Delcy Rodríguez, presidenta de la Constituyente que que rige Venezuela desde el pasado viernes con poderes absolutos y enfrenta un amplio rechazo internacional.

Según Arreaza, Rodríguez “les hizo un llamado (…) a respetar” la voluntad de ocho millones de venezolanos, que, según el poder electoral, eligieron a los constituyentes el 30 de julio.

Asimismo, el funcionario les reiteró la propuesta de Maduro de celebrar una cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe(Celac) para “restituir el diálogo” regional y el “respeto a Venezuela”.