La FIFA anunció que durante la Copa Confederaciones de Rusia 2017 aplicará por primera vez en un torneo oficial un procedimiento de tres pasos que podría llevar a suspender un partido en caso de que se presenten incidentes discriminatorios durante un encuentro, como los gritos de “eeeh pu..” que hicieron famosos los hinchas de México y que fueron replicados por fanáticos de La Roja.

Los seguidores de la Selección chilena deberán ser especialmente cuidadosos, así como los mexicanos que se han vuelto famosos por un grito homofóbico con el que acompañan cada saque del portero rival. Si presentan la misma conducta en la Confederaciones, podrían conducir a la suspensión de un partido de su Selección y una sanción económica como la de 66.840 dólares que recibió La Roja, además de perder la localía en el Nacional por un par de partidos durante las Clasificatorias.

En caso de que se presente un incidente de ese tipo, los árbitros tendrán la autoridad para primero detener el partido y pedir un anuncio público pidiendo que la conducta discriminatoria cese. En caso de que estos hechos vuelvan a presentarse, el juez parará el encuentro y pedirá la emisión de una nueva advertencia. Si ésta es ignorada, los silbantes podrán suspender el partido.

El máximo organismo del futbol introducirá observadores antidiscriminación en todos los partidos del torneo que se jugará a partir del sábado y hasta el 2 de julio en Rusia.

Los observadores enviados por la FIFA actuarán siguiendo una guía elaborada por la organización FARE, que se encarga de monitorear y combatir la discriminación en el futbol.

La guía, disponible en línea, afirma que en lo que se refiere a las selecciones de Concacaf, “prácticas discriminatorias comúnmente mostradas (…) incluyen cantos y motes homofóbicos, ruidos y gestos simiescos, además de otras demostraciones racistas y xenófobas”.

Fuente: Publisports/ El Gráfico Chile.