Dos mil 86 viviendas debieron censar vecinos, funcionarios municipales y personal del Ejército en las distintas locales, villorrios, aldeas y caseríos de la comuna de Colchane, teniendo como principales dificultades para cumplir el proceso el acceso y lejanía de los poblados y el fuerte viento reinante durante la jornada de ayer.

El alcalde de esa zona, Javier García Choque, calificó el proceso como normal y asimismo agradeció el apoyo de efectivos militares que cubrieron las zonas más apartadas, entre las que se cuentan Berenguela y Pumire. La autoridad indicó que “el proceso se desarrolló sin contratiempos y fue importante la participación de funcionarios municipales y del Ejército, quienes se repartieron en todas las localidades”.

Una de las constantes que debieron enfrentar los censistas fue la ausencia de habitantes en muchos poblados, especialmente en Isluga, en donde personal militar no logró encontrar ninguna vivienda con moradores. Esta situación, se debe a que es un poblado patrimonial y la migración de los aymaras hacia centros urbanos como Arica, Iquique y Alto Hospicio.

En Cariquima, que se caracteriza por la presencia de numerosos comerciantes, durante el día se presentaba casi vacío y en escasas viviendas se pudo cumplir con el proceso. Eva Mamani, residente y voluntaria, indicó que “fue difícil ubicar a las personas en sus casas. Insistiremos a cada momento, y esto se debe a que muchos salen a pastorear a sus animales. También complica el fuerte viento que levanta mucha tierra y casi no nos deja caminar”.

Marcelo Moreira, representante del INE en Colchane, informó que en la comuna se repartieron 250 censistas que abarcaron 81 localidades, y entre ellos se cuentan 123 militares. El funcionario indicó que también se adoptaron medidas especiales en el Complejo Fronterizo para censar a personas en tránsito, accediendo la mayoría, mientras que otras optaron por cumplir con el trámite al llegar a sus hogares en Iquique.