Durante el recorrido del jefe comunal, los vecinos denunciaron que la proliferación de automóviles en desuso genera un problema visual y de seguridad entre los pobladores. Por tal motivo, la autoridad comunal instruyó una solución inmediata a través de aseo y ornato y los inspectores municipales, quienes están facultados para hacer el retiro inmediato de chasis, carrocerías u otras partes o piezas que se encuentren en estado de abandono en la vía pública, mal estacionados o en estado de desarme.

“Eso deberían hacer todas las autoridades, es decir, que estén en terreno conociendo los problemas de las poblaciones y no estén solo sentados en un escritorio. Nos parece bien el compromiso del alcalde Mauricio Soria con nosotros y que en la población cuente con luminarias, cámara de seguridad y se comprometan nuevos arreglos”, destaca la presidenta de la Población Nuevo Chile, Marcela Butler.

Los rodados, en tanto, tras ser retirados del sector donde estaban abandonados, deben trasladarse al corral municipal, a la espera de su reclamación por parte de sus propietarios. En caso contrario, el municipio tiene las atribuciones para proceder a su remate.

Por último, vale destacar que el Municipio de Iquique recorre a diario todos los sectores de la comuna, con el objetivo de conocer las problemáticas de los vecinos, continuar el programa de recuperación de espacios públicos, desarrollar actividades físicas y culturales al aire libre y, en particular, fomentar la alegría de vivir en las poblaciones de la Tierra de Campeones.