Hoy, en horas de la tarde, el Tribunal Oral de Iquique sentenció a Neysmy Toledo Riveros por el delito de estafa a dos pobladores de la comuna de Alto Hospicio. También se determinó la culpabilidad de su pareja, Gilberto Arredondo.

Neysmy Toledo estafó a Eledier Moscoso e Iván García Mamani, siendo castigada a dos penas de 541 días, suspensión de cargos, ejercicio de oficios públicos, multas de 11 Unidades Tributarias Mensuales (UTM) y sujeta al control administrativo de Gendarmería durante 3 años. La Fiscalía había solicitado la pena de 7 años de presidio para la acusada.

Arredondo quedó absuelto en el caso de Iván García Mamani en noviembre de 2011 y condenado por estafa a Eledier Moscoso, por un periodo de 541 días de presidio menor en su grado medio, suspensión de cargos públicos, multa a beneficio fiscal de 11 UTM y pago de costas de la causa.

De acuerdo a la acusación presentada por la fiscal Virginia Aravena, los hechos se remontan a fines del año 2011, cuando la acusada Neysmy Toledo, quien en esa fecha era secretaria del concejal Ernesto Pérez de Alto Hospicio, les confirmó a las dos víctimas de la estafa que gestionaba la venta de propiedades abandonadas en el sector de la Autoconstrucción que serían expropiadas, y que todo era totalmente legal y ella se encargaría de la tramitación en el Departamento de Obras Municipales, consiguiendo el acta de entrega y título de dominio correspondiente.