Fiscalizadores del Servicio Nacional de Aduanas sorprendieron a una mujer con cuatro paquetes de clorhidrato de cocaína en la avanzada de Quillagua. La droga estaba oculta entre la ropa interior que llevaba puesta y arrojó un peso total de 2 kilos 135 gramos.

El procedimiento se registró a las 4 de la madrugada cuando la garzona D.S.P., de nacionalidad peruana y 20 años de edad, llegó hasta el control a bordo de un bus proveniente de Arica y con destino a Santiago.

Debido a su notorio nerviosismo, los aduaneros le preguntaron si portaba algún contrabando y ello generó la indignación de la mujer. Sin embargo, una aduanera la sometió a una revisión corporal y encontró que la pasajera llevaba paquetes con droga en su ropa interior.

Los paquetes estaban especialmente amoldados e insertos en la ropa. El valor de la cocaína que contenían puede superar los 42 millones de pesos en el mercado ilícito.

La extranjera, junto a la droga y los medios de prueba, fueron puestos a disposición de la policía para su custodia y traslado por instrucciones del fiscal de turno. El control de detención se realizó en el Juzgado de Pozo Almonte y quedó en prisión preventiva durante los 120 días que dure la investigación.