Delito vial en Chile, seguridad pública y situación nacional del consumo de alcohol,  fueron algunas de las temáticas que abordó el seminario de “Sensibilización y concientización  a comunidades ciudadanas regionales”, que organizó la Fundación Emilia con la colaboración de SENDA Tarapacá y la carrera de Psicología de la Universidad Arturo Prat.

La actividad que se realizó en dependencias de la Universidad Arturo Prat con la presencia de autoridades regionales, carabineros, estudiantes, funcionarios de centros de tratamiento y público general, forma parte de cuatro seminarios que organiza la fundación, a través del financiamiento del Fondo de Fortalecimiento del Ministerio Secretaría General de Gobierno.

El seminario comenzó con la exposición de Benjamín Silva, vicepresidente ejecutivo de Fundación Emilia, quien se presentó con “Ciudadanía y seguridad pública vial: propuestas y desafíos”, donde partió aclarando que un sujeto que impacta con su vehículo en estado de ebriedad, no produce un accidente de tránsito, sino un delito vial. Enseguida, realizó un repaso sobre los alcances que ha tenido la Ley Emilia y  presentó cifras del análisis estadístico “Cuantificación y validación de víctimas, producto de siniestros de tránsito por conducción en estado de ebriedad o bajo la influencia del alcohol”, financiada por la Subsecretaría de Prevención del Delito.

Silva enfatizó, “desde la implementación de la Ley Emilia ha existido una disminución 38.4 de los fallecidos por conductores en estado de ebriedad, eso es un avance significativo, pero  sigue siendo la principal causa de muerte vial, aún queda mucho por hacer, en dos años bajar esa cifra es muy relevante, pero sigue siendo muy doloroso que sigan ocurriendo y se puede avanzar mucho más en políticas integrales, sumando a municipios gobiernos regionales, ciudadanía, medios de comunicaciones”.

Agregó que según el estudio, Chile es el país de la región que más consume alcohol, con 9,6 litros per cápita por año, hecho que se repite durante las últimas 30 décadas. Del mismo modo,  enfatizó que Tarapacá es la región que registra indicadores más negativos a nivel nacional respecto a conductores en estado de ebriedad o bajo influencia del alcohol, “a través de esta jornada buscamos sensibilizar a la ciudadanía en general sobre la importancia de transformar a las personas comunes y corrientes en agentes fiscalizadores  y promotores de una cultura que separe definitivamente la conducción de la sustancias psicotrópicas y el alcohol”.

SENDA

Tras la  exposición de Fundación Emilia,   las encargadas del área de Tratamiento y Prevención de SENDA Tarapacá, Fabiola Ibáñez Carrillo y María Francisca Donoso, entregaron cifras del consumo de alcohol a nivel nacional y regional, indicando que en la región, de los 384 adultos que ingresaron a tratamiento el 2016, el 50% su droga de inicio fue el alcohol. También, indicaron que el  promedio de consumo alcohol de una persona al ingresar a tratamiento, es de nueve días y al pasar tres meses  baja a seis días.

Además, las profesionales explicaron la estrategia preventiva disuasiva del control preventivo a conductores (ex Control Cero) y los cambios culturales que ha  generado en la ciudadanía, señalando que el año pasado se realizaron 48 mil 288 controles preventivos en la región y que para este año se tiene una proyección de 50 mil fiscalizaciones.

La directora regional de SENDA, Solange Benedetti Reiman, sostuvo que “lamentablemente partimos de la base que casi todos los chilenos y chilenas consumen alcohol. De hecho, el 80% admite haber consumido alcohol alguna vez durante su vida. Así, es como el alcohol se ha transformado en el principal problema de salud en Chile, generando serios problemas personales, económicos, sociales y sanitarios, es por eso  que como servicio necesitamos arraigar en la sociedad el concepto de que la conducción y el consumo de alcohol no deben ir asociados. Gracias a la Emilia  reforzamos el trabajo preventivo disuasivo que realiza Senda, Carabineros y el Ministerio de Transportes, de evitar el consumo de alcohol frente a la conducción en la población. Por lo mismo, requerimos ir generando alianzas con los organismos responsables en la temática y sobre todo con la ciudadanía”.