Conforme a una solicitud del Fiscal de Turno, detectives de la Brigada de Homicidios (BH)  de Iquique, perteneciente a la Policía de Investigaciones de Chile (PDI), concurrieron en horas de la madrugada hasta un domicilio ubicado en el sector centro-sur de la ciudad.
En el lugar, los oficiales encontraron el cuerpo de una persona de sexo masculino en avanzado estado de putrefacción y, de acuerdo al exhaustivo trabajo del sitio de suceso que efectuaron, determinaron que no había lesiones externas atribuibles a terceros.

La presencia de la BH se debió a que vecinos del inmueble dieron aviso, debido al intenso mal olor proveniente desde el interior de una de las habitaciones del domicilio, ya que el lugar funciona como residencial. SEgún los antecedentes previos, el fallecido residía en el lugar desde hace aproximadamente 7 años y se dedicaba por completo a su trabajo, ya que vivía solo y fue descrito como un hombre que nunca tuvo problemas con otros residentes del lugar.

En relación a la data de muerte, los investigadores estimaron tres días, a la hora del reconocimiento, esperando que la causa precisa sea determinada por la necropsia correspondiente, a cargo del Servicio Médico Legal de la región.

LA BRIGADA ESPECIALIZADA MÁS ANTIGUA DEL PAÍS

En el año 1948 la Policía de Investigaciones se propuso la creación de brigadas especializadas con el fin de enfrentar en forma eficiente y técnica el problema de la criminalidad, siendo la primera de estas unidades la Brigada de Homicidios (BH), la cual fue fundada el 19 de febrero de 1949.

En la actualidad, esta área cuenta con 22 brigadas en todo el país, las que dependen técnicamente de la Jefatura Nacional de Delitos contra los Derechos Humanos y Las Personas (JENADEP).

Desde sus inicios, la misión de la Brigada de Homicidios ha sido investigar toda muerte sospechosa de criminalidad, es especial el homicidio, el infanticidio y el suicidio, contando para ello con la estrecha colaboración de los peritos del Laboratorio de Criminalística (LACRIM) y del Departamento de Medicina Criminalística (DEMECRI), este último creado el 27 de noviembre de 1975 y asentado en Santiago.