10 personas murieron y varias resultaron heridas este lunes en explosiones en las estaciones Spasskaya y Tejnologuícheski Institut del metro de San Petersburgo (noroeste de Rusia), indicaron agencias rusas citando a los socorristas.

Si bien la cifra de heridos en un principio llegaba a la treintena, el último reporte desde el país europeo da cuenta que los afectados superan los 50.

El presidente ruso Vladimir Putin, quien se encontraba precisamente en San Petersburgo para participar en una reunión con periodistas, fue informado de la situación, según el portavoz del Kremlin citado por la agencia de prensa Tass.

Putin presentó “sus condolencias” por las víctimas en una corta intervención televisada.

Según el servicio de prensa del metro de la segunda ciudad de Rusia, citado por las agencias de prensa rusas, todas las estaciones fueron cerradas.

Investigadores han acudido al lugar para analizar los primeros elementos, anunció la fiscalía de San Petersburgo en un comunicado.

Las primeras imágenes divulgadas por las redes sociales y en las televisiones rusas muestran un vagón de metro con daños provocados por una explosión, y a numerosos viajeros intentando sacar a las víctimas de entre los restos.

En paralelo, las autoridades confirmaron el hallazgo de una bomba sin estallar en la estación Ploshad Vosstaniya del tren subterráneo.