El canciller Heraldo Muñoz se refirió a las reacciones que ha tenido el gobierno boliviano por la detención de varios de sus ciudadanos en el norte de nuestro país.

En entrevista con La Tercera, Muñoz indicó que no le sorprendió que las autoridades paceñas reaccionaran de manera hostil. “Sospechábamos que el gobierno de Morales pretendería acciones de provocación alrededor del 21 de marzo, fecha de presentación de la réplica boliviana a la contramemoria chilena (…) Pero el discurso de hostilidad hacia Chile se ha desgastado y ha saturado la prensa internacional, por lo cual, en realidad, no le presto demasiada atención”, indicó.

En la oportunidad, volvió a asegurar que los ciudadanos bolivianos que tomaron detenidos estaban “incuestionablemente en territorio chileno”, ya que “los carabineros conocen bien el área”.

Sobre si Bolivia hace efectiva su amenaza de denunciar este hecho en la Comisión Interamericana de DD.HH, señaló que respetarán la decisión pero que “este es un caso de policía, de ingreso ilegal al país -que ningún país acepta-, de robo con intimidación y porte ilegal de armas”, y que en ningún caso se trataría de violación de derechos humanos.

Respecto a la relación que actualmente está llevando Bolivia con Chile, indicó que durante el gobierno de Evo Morales “la relación ha caído a sus momentos más bajos, tanto en la administración del Presidente Sebastián Piñera como ahora”, agregando que “el horizonte con Bolivia debería ser de integración y cooperación, pero ello no será posible en todo su potencial hasta que el gobierno boliviano cese su hostilidad hacia Chile”.

El canciller expresó que, hasta ahora, la política exterior boliviana “se concentra en Chile por vía de la ofensa” y que a pesar de que “Morales y sus más cercanos nos agreden verbalmente a diario” a través de sus cuentas de Twitter, el gobierno chileno no está dispuesto a responder a todas ellas ya que “tenemos una agenda política exterior extensa y nutrida”.