La necesidad urgente de hacer el cierre perimetral al cerro Unita, obra del MOP por más de 300 millones  de pesos que quedó abandonada tras la quiebra de la empresa constructora, para así proteger el geoglifo Gigante de Atacama manifestó el alcalde de Huara José Bartolo.  Para la autoridad comunal resulta paradójico que los estamentos de turismo promuevan visitar el geoglifo más grande del mundo en circunstancias que no tienen ninguna preocupación y menos medidas de protección hacia este patrimonio cultural de la región.

Mencionó que lo ocurrido el sábado, cundo se sorprendió vehículos trepando el cerro, es algo que advirtió a las autoridades de gobierno que podría ocurrir.  “Las obra que buscaba proteger el geoglifo  quedó a medias por la quiebra de la constructora,  No se ha hecho nada por cuidar el lugar,  debió llamarse a otra licitación para terminar el trabajo.  Hoy el lugar está en completo abandono y es un verdadero basural y no el atractivo turístico que se vende y promueve a nivel internacional”.

Acotó que en conversaciones sostenidas durante la semana anterior con la directora de Sernatur, Carolina Quinteros, y el gobernador del Tamarugal. Rubén Moraga, expuso su preocupación por el tema y reiteró el espíritu del municipio para colaborar con el aseo y cuidado del Cerro Unita.

“Lamentablemente  no podemos intervenir en el lugar y retirar los materiales de construcción y estructuras abandonadas, ya que su cuidado y preservación es responsabilidad de otras instituciones, El Municipio de Hura está dispuesto a entregar todo el apoyo logístico que se requiera para que nuestro atractivo turístico vuelva a tener la importancia que merece”.

Tras el frustrado cierre perimetral que se construiría en el Gigante del cerro Unita, el lugar hoy luce montículos con restos de gravilla y estabilizado, adoquines y soleras rotas y los postes de iluminación solar se oxidan a la vera del camino tras sufrir el robo de las baterías, las luminarias y los paneles fotovoltaicos.