Una vez finalizada la reunión entre Donald Trump y Angela Merkel en la Casa Blanca, el mandatario estadounidense entregó una serie de conceptos a la prensa respecto a lo conversado con la canciller alemana. Había expectación por la cita, dadas las críticas recíprocas emitidas por ambos líderes durante las últimas semanas.

Uno de los temas discutidos fue el accionar de la OTAN y la posibilidad de que Estados Unidos abandone la alianza militar. Pese a estas insinuaciones hechas en el pasado por el propio Trump, fue él mismo quien aclaró su apoyo a la organización, aunque hizo un llamado a que los demás países que la componen que “paguen lo debido”, en cuanto a gastos militares por diversas operaciones.

“Le he reiterado a la canciller Merkel mi fuerte apoyo a la OTAN y también la necesidad de que nuestros aliados paguen su parte por los costos de la defensa. Muchas naciones deben enormes sumas por años y eso es injusto para Estados Unidos”, dijo Trump.

El republicano se refirió también a la relación comercial entre ambos países, oportunidad en donde instó a un sistema “recíproco” y “justo”. En ese sentido, Trump expresó su preocupación por las personas que fueron afectadas por las corrientes comerciales globales.

“Debemos trabajar juntos por políticas comerciales que sean justas y recíprocas y que beneficien a nuestros pueblos. Millones de estadounidenses que trabajan duro han sido puestos a un lado por el comercio internacional”, señaló.

“LA SEGURIDAD DE NUESTROS CIUDADANOS DEBE ESTAR EN PRIMER LUGAR”

Hace pocos días, un juez de Hawai bloqueó nuevamente un decreto de Trump anti inmigración. Quizás considerando ese revés judicial, así como el hecho de que Alemania es un país que mantiene una política de recepción de refugiados, el mandatario sostuvo que “la inmigración es un privilegio. No un derecho. Y la seguridad de nuestros ciudadanos debe siempre ser puesta en primer lugar. No hay dudas de eso”.