El aumento de las mujeres como jefas de hogar fue uno de los aspectos destacados en los resultados de la encuesta CASEN Equidad de Género, dado a conocer por el ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza junto a la ministra de Sernameg, Claudia Pascual y la subsecretaria de Evaluación Social, Heidi Berner.

De acuerdo a los datos de esta encuesta, actualmente, las mujeres representan el 52,7% de la población chilena y el 47,3% a hombres, cifras que se traducen en una relación de 111,3 mujeres por cada 100 hombres.

En relación a la estructura y composición de los hogares, se mantiene una tendencia al aumento de mujeres como jefas de hogar. Al 2015 la jefatura de hogar a cargo de una mujer llega al 39,5% a nivel nacional y se concentran en los hogares de menores ingresos. Es así como la jefatura femenina es predominante en los hogares de menores ingresos: un 52,8% de los hogares del primer decil de ingreso, tiene a una mujer como jefa de hogar.

A nivel de pobreza por ingresos, al año 2015 las mujeres presentan una mayor tasa, llegando a un 12,1% respecto a un 11,2% en los hombres.

En el caso de la medición multidimensional (empleando la medición ampliada con entorno y redes), se observa un mayor porcentaje de hombres en situación de pobreza (21,4%, respecto a las mujeres con 20,4%).  La mirada multidimensional de la pobreza permite apreciar como los hogares con jefatura femenina en relación a los hogares con jefaturas masculina son especialmente afectados por carencias en escolaridad en un 31%; habitabilidad en un 20,5%; trato igualitario en un 17,4%, y seguridad en un 11,8%. Mientras que, los hogares con jefatura masculina experimentan mayores carencias en seguridad social 32,9% y jubilaciones 10,6%.

Al mismo tiempo, la Casen evidencia una mejoría en los indicadores de participación laboral femenina, llegando a las mayores tasas históricas observadas en Chile desde 1990, con una participación laboral del 47,4%.

Respecto a las mujeres que se encuentran fuera de la fuerza de trabajo, en el quintil I, el 30,2% de las mujeres señala dedicarse principalmente al cuidado o quehaceres del hogar, mientras que en los hogares de mayor ingreso (quintil V), dicho porcentaje es de un 10,9%.

La seremi de Desarrollo Social, Mariela Basualto, aseveró que la CASEN da cuenta de una mayor participación femenina como jefa de hogar, “una cifra que en el caso de Tarapacá podemos evidenciar con el Registro Social de Hogares, donde hay 87 mil familias en este sistema de protección social, de las cuales 49 mil corresponde a mujeres jefas de hogar”.

REGIÓN DE TARAPACÁ

Respecto a la CASEN Equidad de Género, la seremi Mariela Basualto aseveró que en la región de Tarapacá, en población no se presentan diferencias significativas entre el porcentaje de hombres y mujeres, dado que las mujeres representan el 50,8% mientras que los hombres representan el 49,2%. Mientras que en relación a la Jefatura de Hogar, las mujeres representan  un 40,4% y en el caso de los hombres este porcentaje llega al 59,6%.

La seremi Mariela Basualto destacó que “la Casen evidencia una mejoría en la participación femenina, pero debemos reconocer que aún falta mucho por avanzar en materia de inclusión y equidad. Estamos como gobierno haciendo un gran esfuerzo para ir en beneficio de los hogares más vulnerables, los cuales en una gran mayoría están a cargo de mujeres. Un desafío es avanzar en mayor participación laboral, que accedan a trabajar remuneradamente fuera del hogar, por cuanto ellas muchas veces deben trabajar menos para dedicarse al cuidado del hogar”.

En cuanto a la percepción de los ingresos de los hogares, en la  región, existe una brecha entre hombres y mujeres dado que en mayor presencia es el hombre el que tiene esta categoría con un 69,9% mientras que en el caso de las mujeres sólo se llega al 30,1%., este indicador corresponde a la persona que recibe el monto mayor de ingreso autónomo en el hogar.

Sin embargo, precisó la seremi que la CASEN revela que las mujeres presentan un mayor rezago escolar, menor escolaridad y mayores carencias en habitabilidad y en su entorno; además de tener carencias en seguridad y trato igualitario en lo que respecta a redes y cohesión social.

En cuanto a lo laboral, existe mayor presencia femenina a nivel regional en las ramas de Comercio, Enseñanza, Servicio doméstico (con mayor relevancia), servicios sociales y de salud; hoteles, restaurantes e intermediación financiera. Sin embargo donde existe aún menor presencia femenina son en las ramas de la Minería y Construcción.

Respecto a participación en organizaciones sociales, las mujeres destacan en agrupaciones como clubes adulto mayor, centros de padres; organizaciones religiosas, juntas vecinales; agrupaciones artísticas y culturales; asociaciones indígenas y  voluntariado. Sin embargo participa en menor medida que los hombres en política y clubes deportivos.