Avances claros y decisivos, que avalan el proceso de transformación social del país y de la región, es el sello que avala el programa de Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet al cumplirse el tercer año de su mandato; logros que se han materializado en reformas profundas cuyo objetivo es avanzar en el desarrollo y mejor calidad de vida de las familias.

Para el Seremi de Gobierno, Luigi Ciocca, estos logros son el resultado de un programa de Gobierno que se atrevió a hacer algo diferente, recogiendo las demandas ciudadanas para iniciar e impulsar una transformación social que muchos chilenos y chilenas anhelaban desde hace mucho tiempo.

“Desde el comienzo tuvimos la convicción de que el país puede aspirar a más; y que los chilenos y chilenas merecemos más. Y como lo ha señalado la Presidenta, nos hemos hecho cargo de las grandes transformaciones, para construir una sociedad más equitativa, inclusiva y democrática”.

En ese contexto, Ciocca puntualizó que la puesta en marcha de la Reforma Tributaria permitió sentar las bases para terminar con un Chile menos desigual, y donde el principal bastión de este proceso transformador ha sido la Reforma Educacional.

“Pese a las críticas de algunos sectores, hemos instaurado la gratuidad en la Educación Superior, donde 3.350 y 1446 estudiantes durante el 2016 y 2017 respectivamente, están estudiando una carrera profesional o técnica, sin que sus familias deban endeudarse”.

Mientras que la puesta en marcha de la Ley de Inclusión consagró la educación como un derecho social y no un bien de consumo, poniendo fin al lucro que por años generó una gran brecha social; “y gracias a ello hoy casi cinco mil familias de la región tienen a sus hijos e hijas estudiando gratis en los colegios que se sumaron a esta ley. Esta es la transformación social que el país necesita, y en ello seguiremos avanzando hasta generar los cambios que nos permitan tener un Chile mejor para todos y todas”.

En materia de protección social, se han materializado innumerables beneficios para que las familias mejoren su calidad de vida, como el Aporte Familiar (ex bono marzo) que ahora es permanente, la eliminación de la cotización del 5% en salud para los adultos mayores, la ley Ricarte Soto que cubre once tratamientos y el fondo de farmacia, entre otros”.

Democracia

Pero para el vocero regional de Gobierno, lo fundamental de estas transformaciones es la valentía de un Gobierno que pese a todas las críticas, no dio pie atrás para avanzar en lo que –a su juicio- considera “una real necesidad para desafiar lo establecido y dar el salto a un sociedad de bienestar”.

“Después de muchos años, nos atrevimos a concretar algo impensado, como fue que miles de chilenos y chilenas participaran en un diálogo para pensar y discutir una nueva Constitución para Chile. Este es uno de los hitos que afianza nuestra democracia, porque pese a las diferencias de opinión, avanzamos en lo medular de nuestra nación, una Carta Magna que recoge el sentir y pensar de los ciudadanos”.

Para Ciocca esta vocación transformadora del Gobierno permitió abrir nuevas puertas a temas valóricos como sociedad.

“El Acuerdo de Unión Civil  no sólo es una ley, sino un reconocimiento social a quienes estaban excluidos de la sociedad para consagrar un vínculo tan preciado como es la vida en común y formar una familia. Con ello hemos avanzado en lo esencial de una sociedad democrática, que es no tolerar la discriminación y fortalecer la inclusión social en todas sus dimensiones”.

Asimismo, señaló que también se han generado avances con una nueva mirada en temas como la equidad de género y nuevas oportunidad para las mujeres, la reforma al sistema electoral que puso fin al binominal,  la nueva ley de partidos políticos y la ley de probidad y transparencia, entre otros; “avances transformadores que nos guían para construir un nuevo Chile”.

Es por ello que para el vocero regional de Gobierno, “tenemos la plena convicción que este Gobierno ha gobernado con madurez y altura de miras. No hemos venido a administrar lo que existe, sino a gobernar para y por la gente. Ese es nuestro compromiso y el trabajo que desarrollaremos hasta el final del Gobierno, porque estamos convencidos de que ésta es la oportunidad para hacer de Chile y Tarapacá un mejor lugar,  donde las familias tengan las oportunidades para una mejor calidad de vida y un desarrollo con equidad”.