Hoy, la Mandataria participó en la recepción de 432 camiones de los proyectos Alfil y Cahuelmó, que servirán para las labores propias del Ejército y para apoyar el sistema de protección civil ante situaciones de emergencia.

La Jefa de Estado, Michelle Bachelet, acompañada por el ministro de Defensa Nacional, José Antonio Gómez, llegó hasta el Parque Empresarial Zofri de Alto Hospicio para participar en la ceremonia de recepción de los vehículos que forman parte de la Primera fase de los proyectos Alfil y Cahuelmó del Ejército de Chile. En conjunto, ambos permitieron adquirir 432 camiones, lo que significó una inversión total de más de 79 millones de dólares.

La máxima autoridad señaló que “es muy satisfactorio que ya hoy podamos contar, concretamente, con estos vehículos tan necesarios y funcionales” y destacó que estos camiones también beneficiarán a la comunidad.

“Hemos visto que fenómenos imprevisibles pueden seguir repitiéndose, porque responden, por ejemplo, a la realidad del cambio climático. Ocurre con los aluviones y ocurrió, este verano, con los incendios forestales. Frente a ello lo único responsable, lo único serio, es mejorar y afinar la capacidad de respuesta de las instituciones, incluyendo a las instituciones armadas. Eso es lo que estamos haciendo, y lo entendemos como una inversión fundamental para nuestra patria y para la vida y el bienestar de nuestra gente”.

El proyecto Alfil se originó tras los aluviones que afectaron a la región de Atacama durante el primer semestre de 2015. En ese momento, ante la restringida capacidad de movilización de carga y personal, debido a la antigüedad de los camiones, se tomó la decisión de reemplazar aquellos de 30 o más años, que entre los distintos modelos suman 278, con un costo total de 48 millones de dólares.

Por su parte, el proyecto Cahuelmó contempla la compra de vehículos de campaña de Ingenieros, los cuales también servirán para apoyar el sistema de protección civil ante situaciones de emergencia. Los 154 vehículos adquiridos significaron una inversión superior a los 31 millones de dólares.

La Presidenta Bachelet aprovechó la instancia “para extender mi agradecimiento al Ejército de Chile por el papel que ha cumplido no sólo en la última emergencia, durante la temporada de incendios forestales, sino en cada una de las situaciones difíciles que hemos debido enfrentar en estos años”.

Asimismo, enfatizó  que “Chile es un país de geografía natural y humana muy diversa, y debemos estar preparados para un conjunto de complejidades que no necesariamente podemos controlar”, pero que los chilenos “saben que pueden contar, frente una catástrofe natural, con sus Bomberos, con el Ejército, Carabineros de Chile, con la Armada y la Fuerza Aérea. Que su personal está capacitado y cuenta los materiales más apropiados para despejar un camino, para construir un cortafuegos, para llevar agua allí donde haga falta, para transportar a la tropa que presta asistencia a la población civil en momentos difíciles, para trasladar ayuda y equipos”.

Finalmente, anunció que “durante este mes, además, enviaré al Congreso el proyecto de ley que crea el Servicio Nacional Forestal, y nos ocuparemos de que la ley que potencia las capacidades de la actual ONEMI sea una realidad lo antes posible”.