Foto: Archivo.

Dos procedimientos aduaneros evitaron la defraudación fiscal de más de $22 millones de pesos al interceptar el contrabando de 8.050 cajetillas de cigarrillos en la avanzada de Quillagua.

El primer caso fue protagonizada por 4 comerciantes de nacionalidad peruana que viajaban en un bus desde Arica a Antofagasta. Antes de llegar al control aduanero se bajaron del medio de transporte y trataron de evitar la fiscalización internándose en la pampa con bolsos de grandes dimensiones. Dicha acción fue detectada por los aduaneros y se inició una persecución que permitió interceptar a Y.A.C.S. con 1.074 cajetillas, C.T.Q.J. con 963 cajetillas, N.H.C. con 1.220 cajetillas y S.A.M.F. con 1.203 cajetillas.

Posteriormente, los fiscalizadores revisaron un camión de gas propano y en la cabina hallaron 3.590 cajetillas de cigarrillos, las cuales venían al interior de bolsas de plástico y ocultas detrás de toallas. El conductor C.E.C.R., también de nacionalidad peruana, recibió la carga en Arica y la debía llevar hasta Antofagasta a cambio de $150.000.

Los cigarrillos corresponden a las marcas Carnival es sus presentaciones Blue, Red y Silver, además de Esse Blue y Pine Change. La mercancía quedó incautada a la espera de su destrucción. En tanto, todos los involucrados fueron acusados de contrabando según el Artículo 168 de la Ordenanza de Aduanas y se exponen a penas privativas de libertad y multas de hasta 5 veces el valor de las mercancías.

Durante el año pasado la Aduana de Iquique incautó 171.705 cartones de cigarrillos de diferentes marcas, lo que significó evitar una evasión de US$ 6.242.894.