5 lápidas fueron derribadas en un histórico cementerio judío de Brooklyn, el último de una serie de incidentes similares en Estados Unidos, informaron este domingo la Policía y la prensa.

Varios oficiales concurrieron el sábado de noche al cementerio y se ha abierto una investigación para determinar si se trata de un delito de odio, declaró un portavoz policial a la AFP.

La cadena CNN informó que el acto de vandalismo tuvo lugar en el Washington Cementery de Brooklyn, y que es investigado por la unidad de crímenes de odio del Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York.

En las últimas semanas, se han producido decenas de amenazas de bomba contra organizaciones judías y se han registrado profanaciones en al menos otros tres cementerios judíos.

Algunos críticos atribuyen estos incidentes a la incendiaria retórica del presidente Donald Trump, la que -alegan- alimenta la intolerancia y la xenofobia.

La Liga Anti-difamatoria, un grupo de derechos civiles que lucha contra el antisemitismo, indicó que la semana pasada se produjeron 121 amenazas contra escuelas judías y grupos civiles en Estados Unidos desde el 1 de enero.

El mes pasado el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, prometió 25 millones de dólares para garantizar la seguridad y 5.000 dólares de recompensa por información que condujera a la detención y condena de responsables de delitos de odio.