Con la ceremonia de cambio de mando de la presidencia de la Corte de Apelaciones de Iquique y la cuenta pública correspondiente a la gestión 2016, hoy miércoles -1 de marzo- se inauguró oficialmente el año judicial 2017 en la jurisdicción. El acto se desarrolló en la sala de Pleno del tribunal de alzada donde el ministro Pedro Güiza Gutiérrez entregó el mando al ministro Érico Gatica Muñoz.

En la ocasión, el ministro Güiza presentó cuenta de la gestión que encabezó como presidente de la Corte durante el año judicial 2016, destacando que existe una planificación estratégica que establece metas y objetivos claros, orientados a entregar un servicio de excelencia a los usuarios de la administración de la justicia.

Detalló asimismo dos grandes hitos que le tocó asumir: la implementación de la Ley de Tramitación Electrónica, que entró en vigencia el pasado 18 de junio, estableciendo la tramitación digital de los procesos judiciales; y el inicio en funciones (el pasado 7 de noviembre) del Juzgado de Letras de Familia, Garantía y del Trabajo de Alto Hospicio.
Este tribunal, con el ingreso registrado a la fecha, ha demostrado–a su juicio- la importancia de su presencia en la comuna, especialmente para la tramitación de causas en materias de familia.

También recordó otros eventos de envergadura desarrollados en la jurisdicción, como el seminario “Acceso a la justicia de grupos vulnerables: Personas migrantes y sujetas a protección internacional”, que se efectuó en junio y que contó con la presencia del ministro de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas; y la visita del Bus Judicial, que se trasladó por primera vez las comunas de Pica y Colchane.

Tras la lectura del acuerdo de pleno que nombra al nuevo presidente de la Corte de Apelaciones para el período 2017, intervino el ministro Gatica, quien en un emotivo mensaje confesó que se encuentra con un delicado estado de salud, que le impedirá asumir el cargo en propiedad, pero que lo subrogará la ministra Mónica Olivares, quien cuenta con una destacada trayectoria y experiencia. Expresó además el orgullo que siente por sus más de 40 años de trayectoria judicial y su esperanza en volver prontamente a sus funciones.

“Esta asunción como presidente es muy particular para mí, porque atendida mi edad, ésta es mi última presidencia. Tengo una dilatada trayectoria en el Poder Judicial, de más de 46 años, por lo que es una fecha muy importante para mí”, indicó el presidente de la Corte, quien recordó que ejerció en los antiguos juzgados de Huara y Pica. “Me tocó vivir esa experiencia, que es imborrable para mí y mi familia”.

Respecto de los cambios que pudo presenciar en sus años de labor judicial, indicó que “son enormes. Nosotros trabajábamos con papeles, los famosos expedientes, teníamos los actuarios que tramitaban las causas y ahora todo está digitalizado. Uno puede ver vía internet sus causas, ver en qué situación está, acabando con el secretismo que existía antes en el Poder Judicial y eso es bueno porque todas las personas tienen que saber que está haciendo la justicia por ellos, lo que me parece muy positivo y es el camino que lleva a la verdadera justicia”.

Después, tomó juramento a Rafael Corvalán Pazols como nuevo ministro de la Corte de Apelaciones y a los abogados integrantes para el período 2017: Hans Mundaca, Damián Todorovich y Juan Silva.